Dos caras de una misma moneda: redistribución del conocimiento y redistribución de la riqueza

Después de décadas con científicos exiliados, muertos, desaparecidos, callados, “mandados a lavar platos” aquí estamos presentes con la esperanza de poder colaborar en la redistribución del conocimiento. La riqueza es capital y este tiene múltiples y variadas formas. El conocimiento es una de esas formas de capital.

¿Por qué redistribuir? Porque lo que se concentra sin vinculación al conjunto social corre con el riesgo de estancamiento y reproducción sin cambio. El conocimiento concentrado por años en Academias, Universidades y Consejos de Ciencia debe fluir y producir cambios para promover el desarrollo con inclusión social y económica en el país.

En un nuevo modelo de investigación es posible concretar la redistribución para el cambio. La palabra investigación lleva incluida en su seno la palabra acción. De este modo, podemos decir que la investigación es una estrategia para el cambio social. Esto supone un posicionamiento crítico no solo frente al conocimiento producido sino también de cara a cuestionamientos como: por qué investigamos lo que investigamos y para quién investigamos. Así estrategias básicas de este modelo son la difusión, la publicidad, el debate y la búsqueda de consensos en torno a lo producimos como conocimiento científico.

La difusión del conocimiento científico es imprescindible en varios sentidos: es devolver con intereses la inversión social realizada por la sociedad en nuestra formación, es fomentar el acrecentamiento de nuestro capital de conocimientos para promover el campo científico, es legitimizar nuestro accionar como pieza estratégica para el desarrollo del país. Es un camino para el desarrollo con inclusión.

Nuestra colega María Eugenia Farías es un claro ejemplo de cómo los estrematolitos no solo son “flora bacteriana de alto interés biotecnológico” sino un factor de desarrollo. La Dra. Farías investigó por años sobre esta problemática y luego difundió sus resultados en todos los niveles, mostrando el valor que este ecosistema tenía a nivel nacional. Su compromiso y trabajo para el logro de una ley de protección de este ecosistema de lagunas acechado por el peligro de las actividades mineras dieron sus frutos. En marzo de este año el gobierno de la provincia de Salta firmó un decreto por el cual se crea un área protegida para las lagunas de Socompa y Tolar Grande, en el departamento Los Andes.

Cuando se logra una producción científica de este nivel nos encontramos en un camino que lleva a una redistribución amplia del capital científico orientado al desarrollo del país. Pues mediante la difusión local, nacional e internacional del descubrimiento de los estromatolitos de Socompa y Tolar Grande, inmediatamente comenzaron a surgir nuevas líneas de acción para la protección y al mismo tiempo para su promoción. Así, el lugar fue declarado de interés provincial por la Legislatura de la Provincia de Salta y se envió a la Cámara de Diputados de la Nación un proyecto de resolución para declarar el descubrimiento de interés nacional y expresar los resguardos necesarios para evita la posible degradación de estos ambientes.

De este modo, una agrupación de microbios fotosintéticos aparecidos en la tierra hace unos 3.500 millones de años asociados a distintos grupos bacterianos y concreciones calcáreas que permiten estudiar el origen de la vida y los ciclos geoquímicos de los elementos que la sostienen, son las que hoy posibilitan acciones políticas locales y provinciales tendientes a acercar a los distantes pobladores de la Puna Andina Salteña al resto del país. Esperemos que esto no sea sólo palabras sino que se concrete en hechos. Los estrematolitos liberaron oxígeno diatómico a la atmósfera, transformando un planeta hostil en un ambiente apto para la vida como la conocemos hoy. Esta liberación de oxígeno hoy se repite pues el resultado de un trabajo de investigación realizado con el necesario rigor científico así lo permite.

Saludemos entonces esta redistribución del conocimiento en beneficio de una redistribución de esta riqueza natural y cultural.

Dra. Claudia Tomadoni

Anuncios

Acerca de excelenciaycompromiso

"Excelencia y Compromiso". Somos un grupo de científicos radicados en Argentina y en el exterior. Defendemos la justicia social, los DDHH, las políticas de desarrollo científico y tecnocólogico que impulsa el actual gobierno argentino.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s